Reencuadre

Versión original de este artículo: Reframing

El Principio de “Intención Positiva”

Uno de los principios más importantes y útiles para gestionar el cambio está relacionado con el concepto de “Intención Positiva”. Este principio es especialmente valioso cuando se tratan resistencias y objeciones. El principio fundamentalmente establece que: en algún nivel, todo comportamiento está destinado o ha sido desarrollado para algún “propósito positivo”. De acuerdo con este principio, por ejemplo, las resistencias u objeciones de hecho pondrían de manifiesto alguna intención o propósito positivo subyacente Por ejemplo, el propósito positivo tras la objeción “No es deseable tener éxito”, puede ser “proteger” al hablante de la sobresaturación o del fracaso. La intención positiva tras una resistencia como “No es posible cambiar” podría ser prevenir “falsas esperanzas” o para evitar esfuerzos sin recompensa.

El principio de Intención Positiva implica que, con el fin de cambiar con éxito una resistencia o creencia limitante, estas inquietudes subyacentes, o propósitos positivos, deben ser reconocidos y tratados de alguna manera. La intención positiva tras una resistencia o creencia limitante puede ser tratada directamente o ampliando el mapa de la situación de la persona de tal modo que sean capaces de ver elecciones para satisfacer su intención positiva que no sean de resistencia o de interferencia.

reencuadreIt May be Winter

De hecho, la resistencia creada por las intenciones positivas a veces surge de otras suposiciones limitantes (y no reconocidas). Por ejemplo, la razón de que una persona pueda sentirse amenazada por el “éxito” puede ser porque esa persona no siente que tenga las habilidades o el apoyo para hacer frente al impacto social de tener éxito. Esta preocupación puede ser tratada proveyendo el coaching y la orientación apropiados para desarrollar los recursos necesarios. Otra forma de abordar esto puede ser ayudar a la persona a darse cuenta de que ya tiene las capacidades necesarias y va a ser apoyada.

También es importante a veces preguntar directamente acerca de la intención o propósito positivo tras una resistencia o creencia limitante específica.

El principio de intención positiva se deriva del supuesto más profundo de que las personas toman las mejores elecciones disponibles dadas las posibilidades y capacidades que ellos perciben que les son accesibles dentro de su modelo del mundo. Los procesos de PNL, como el Reencuadre, son maneras de ayudar a la gente a ampliar su mapa de una situación y percibir otras elecciones y opciones.

Por tanto, en la gestión de una objeción o resistencia, es útil comenzar por reconocer su intención positiva y después liderar hacia un espacio más amplio de percepción o pensamiento. Es especialmente importante separar la identidad y la intención positiva de una persona de sus comportamientos. Al tratar con interferencias, es una estrategia efectiva primero reconocer a la persona o su intención positiva y luego responder a la cuestión o problema como un asunto aparte.

Es importante darse cuenta de que se puede reconocer el punto de vista de otra persona sin tener que estar de acuerdo con esa persona, e.d. es diferente decir “Entiendo que tienes esta perspectiva”, que decir “Estoy de acuerdo contigo”. Decir, “Le agradezco su preocupación”, o “Ésa es una pregunta importante” es una manera de reconocer a la persona o su intención sin que implique necesariamente que su mapa del mundo es el correcto.

En resumen, de acuerdo con el principio de intención positiva, cuando tratamos resistencias al cambio es importante y útil:

1) Presuponer que todo comportamiento (incluyendo resistencias y creencias limitantes) tiene una intención positiva.
2) Separar los aspectos negativos del comportamiento de la intención positiva tras él.
3) Identificar y responder a la intención positiva de la resistencia o persona problemática.
4) Ofrecer a la persona otras elecciones de comportamiento para conseguir la misma intención positiva

Copyright © 1995 por Robert B. Dilts

Reencuadre en 6 Pasos

1. Identifica el comportamiento problemático
“¿Cuál es el comportamiento o síntoma que quieres cambiar?”

2. Establece comunicación con la parte de ti que es responsable del comportamiento
“Accede a tu interior y pregúntale a la parte de ti que crea este comportamiento, ‘por favor hazme una señal si estás dispuesta a comunicarte conmigo’. Presta atención a cualquier palabra, imagen o sensación interna que pueda ser una señal de esa parte de ti”.
2.1 Si no recibes una señal clara, pídele a la parte que exagere la señal. Puedes utilizar el mismo síntoma pidiendo “Por favor intensifica el síntoma si tu respuesta es ‘sí’”.
2.2 Si la parte no está dispuesta a comunicarse, pregunta “¿Cuál es tu propósito positivo al no querer comunicarte conmigo?”.
[Si tienes continuas dificultades estableciendo una comunicación con la parte, puede que desees intentar un proceso de cambio diferente.]

3. Separa la intención positiva de la parte, del comportamiento problemático
“Accede a tu interior y agradece a la parte de ti el comunicarse contigo y pregúntale: ‘¿Qué estás intentando hacer de manera positiva para mí, o qué estás intentando comunicarme, con este comportamiento?’.”
3.1. Si la intención de la parte parece negativa, sigue preguntando “¿Y qué hará esto de manera positiva por mí? ¿Cuál es tu propósito positivo?”

4. Encuentra otras tres elecciones que satisfagan la intención positiva de la parte pero que no tengan las consecuencias negativas del síntoma o comportamiento problemático.
“Ve a tu ‘parte creativa’ y pídele que se invente al menos otras tres maneras de satisfacer la intención positiva del comportamiento problemático.”

5. Haz que la parte que crea el síntoma o comportamiento positivo acuerde implementar las nuevas elecciones.
“Accede a tu interior y pídele a la parte responsable del comportamiento problemático, ‘Hazme una señal si aceptas las elecciones alternativas.”
5.1. Si algunas elecciones no son aceptables, o si no hay señal, ve al paso 4 y modifica o añade elecciones.

6. Chequeo ecológico. Averigua si alguna otra parte se opone a las nuevas elecciones.
“Ve a tu interior y pregunta, ‘¿Alguna otra parte se opone a estas nuevas elecciones?’”
6.1. En caso afirmativo, identifica la parte y vuelve al paso 2, repitiendo el ciclo con dicha parte.ç

Robert Dilts
Artículo traducido por Éxito Personal con permiso del autor. Versión original: Reframing

Robert Dilts ha sido desarrollador, autor, entrenador y consultor en el campo de la PNL - Programación Neurolingüística desde su creación en 1975 por Richard Bandler y John Grinder. También estudió personalmente con Milton Erickson y Gregory Bateson. Es el autor de numerosos libros de PNL. Su página oficial es: NLP University
Posted in

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>